Llueve porque los cuerpos se oxidan
y mueren los compañeros y las amantes
y a veces solo se encuentra consuelo
en el descenso de las fuerzas verticales.

        Envejecer es un siglo sin lluvia.

        Tal vez esa sea la mejor forma
        de abandonar el mundo:
                instalarse en la lluvia
                          como quien vive
                             en el descenso.